Sueño Federico García Lorca

ODA AL VERANO DE PABLO NERUDA

Verano, violín rojo,
nube clara,
un zumbido
de sierra
o de cigarra
te precede,
el cielo
abovedado,
liso, luciente como
un ojo,
y bajo su mirada,
verano,
pez del cielo
infinito,
élitro lisonjero,
perezoso
letargo
barriguita
de abeja,
sol endiablado,
sol terrible y paterno,
sudoroso
como un buey trabajando,
sol seco
en la cabeza
como un inesperado
garrotoazo,
sol de la sed
andando
por la arena,
verano,
mar desierto,
el minero
de azufre
se llena
se llena
de sudor amarillo,
el aviador
recorre
rayo a rayo
el sol celeste,
sudor
negro
resbala
de la frente
a los ojos
en la mina
de Lota,
el minero
se restriega
la frente
negra,
arden
las sementeras,
cruje
el trigo,
insectos
azules
buscan
sombra,
tocan
la frescura,
sumergen
la cabeza
en un diamante.

Oh verano
abundante,
carro
de
manzanas
maduras,
boca
de fresa
en la verdura, labios
de ciruela salvaje,
caminos
de suave polvo
encima del polvo,
mediodía,
tambor
de cobre rojo,
y en la tarde
descansa
el fuego,
el aire
hace bailar
el trébol, entra
en la usina desierta,
sube
una estrella
fresca
por el cielo
sombrío,
crepita
sin quemarse
la noche
del verano.

miércoles, 14 de octubre de 2015

Mortadelo y Filemón, oda al humor incorrecto



Mortadelo y Filemón, oda al humor incorrecto
EL PAÍS lanza el domingo 11 una serie de las mejores aventuras de los agentes de la T.I.A.
http://ep01.epimg.net/cultura/imagenes/2015/09/29/actualidad/1443548569_346381_1443548844_noticia_normal.jpg
Decir que la historieta española no sería la misma sin Francisco Ibáñez no es una exageración, sino una constatación. Humorista gráfico que ha dado vida a cientos de personajes, ha sabido imprimir su acerado sentido del humor en todos sus cómics, generando, a gag por viñeta al menos, un corpus historietístico de decenas de miles de páginas. Ibáñez es el creador de cómics español más popular de todos los tiempos. Y lo es no sólo por su prolífica actividad artística o por el personal sello de su obra sino, sobre todo, por que es quien más y mejor ha sabido contactar con la gente de la calle. Guiña el ojo a sus lectores con un humor políticamente incorrecto, que delata las miserias del teatrillo de la vida cotidiana, poniendo en jaque a tirios y a troyanos. Criaturas como Mortadelo, Filemón, Rompetechos, Sacarino, Pepe Gotera, Otilio o los habitantes de 13, rue del Percebe han quedado fijados para siempre en el imaginario popular. Su grafismo, caricaturesco, ágil, muy expresivo en los rostros y los movimientos de sus personajes, ha creado escuela. Tanto entre muchos autores de cómics como entre aquellos aficionados que lo han tomado como referente a la hora de dibujar historietas. Pero también entre un buen número de profesionales de la literatura, el cine o la televisión, que han crecido asimilando todas sus constantes y, posteriormente, las han vertido en sus trabajos.
No cabe duda de que su serie más popular es Mortadelo y Filemón. Nacida en 1958 en la Editorial Bruguera, continúa muy viva en la actualidad. Casi sesenta años después, Ibáñez sigue provocando la hilaridad con argumentos muy conectados con la realidad. Los agentes de la T.I.A. empezaron a ser célebres a partir de la aparición de sus aventuras de larga extensión, concretamente con El sulfato atómico en 1969. Desde entonces, Ibáñez ha realizado más de 200 álbumes de esta serie.
Una edición especial de coleccionista
El PAÍS ofrece desde el próximo domingo 11 una selección de coleccionista de las aventuras de los agentes de la T.I.A. 40 entregas con tres títulos cada una. La primera semana con precio especial, 1,95 euros, y a partir de la segunda por 9,95. Entre los números destacan ‘Magín el mago’ (1971), ‘La máquina del cambiazo’ (1971), ‘Mortadelo de la Mancha’ (2005), ‘En Alemania’ (1982), ‘El Quinto Centenario’ (1992) y ‘El sulfato atómico’ (1969).
De alguna manera, la trayectoria de Mortadelo y Filemón está asociada a nuestra propia historia. Porque con sus divertidas referencias al mundo del deporte, de la sociedad, de la economía y de la política ha sabido reírse socarronamente de todo aquello que nos toca de cerca. Todos los españoles hemos leído en alguna ocasión al menos una de sus aventuras. De hecho, en las largas colas para firmar ejemplares de su obra, podemos observar a miembros de hasta tres generaciones distintas. Siempre es bueno recuperar la lectura de Mortadelo y Filemón. A los lectores más maduros les recordará su infancia; a los más jóvenes les descubrirá un universo del que no podrán desengancharse.
Antoni Guiral es crítico, editor y guionista de tebeos español. Recibió el premio a la divulgación del Salón del Cómic de Barcelona del año 2007.

No hay comentarios:

Publicar un comentario